jueves, 16 de octubre de 2008

"Me siento mejor, me veo más linda"

La novia de Adrián Suar y protagonista de Patito Feo se hizo cirugía de nariz y cambió totalmente su look. Fiel a su bajo perfil, la actriz de 30 años buscó mantener en secreto la operación, y para justificar la semana de ausencia de las grabaciones de la tira dijo que había sufrido un cuadro de gastroenteritis. A este cambio se suman una dieta sana, tratamientos de belleza para el cuerpo y sesiones de gimnasia modeladora. Aquí, todos sus secretos para estar mejor.

"M
irá: me da impresión sacarme sangre, así que me cuesta pensar en hacerme una cirugía… Igual, me parece genial que la gente se anime, pero no me imagino operándome. Si algún día se me cae la cara, no sé… ¡me pongo una careta con la cara de Celeste Cid!”
. (Griselda Siciliani, febrero 2006).

Hace menos de un mes la vieron entrar a una clínica para hacerse análisis de sangre. “Por suerte todo dio perfecto”, le comentó la chica del flequillo a una amiga en la peluquería. Para agregar misterio, Adrián Suar (40) declaró en la revista Para Ti: “Quiero tener otro hijo, fantaseo mucho con eso”. ¿Acaso Griselda Siciliani (30) está embarazada? Más que una pregunta, la frase se transformó en un rumor imparable. Y sumó puntos cuando la actriz faltó durante una semana a las grabaciones de Patito Feo, donde interpreta a Carmen. “Dijo que estaba sufriendo un cuadro de gastroenteritis”, se comentó en Canal 13 para justificar la ausencia. Sólo cuando reapareció en los estudios de la tira infantil se supo lo que Griselda había querido mantener bajo siete llaves: se había operado la nariz.

Algunos dicen que no estaba conforme con su perfil, que se veía la nariz “muy larga”. Otros, sin embargo, aseguran que tenía el tabique desviado (la misma excusa que esgrimió la Corona española cuando Letizia Ortiz transformó su nariz aguileña en pequeña y respingada) y que no podía respirar del todo bien. Sea cual fuere el verdadero motivo, Griselda llegó hasta el consultorio del cirujano de la mano de Adrián. El profesional es el mismo que operó a Suar hace años. “Es sólo un pequeño retoque. Vamos a hacerla más recta y un poco más corta. No te va a cambiar la expresión”, le habría dicho el médico. Tardó un poco en decidirse, ya que nunca fue partidaria de las operaciones. “Me impresionan esas mujeres que se hacen cirugías y cambian la cara”, comentó más de una vez entre íntimos. Pero finalmente se internó y se animó a la rinoplastia. Quienes compartieron su regreso a las grabaciones juran que estaba shockeada con el cambio. “Como estaba todavía un poquito hinchada no se veía bien en el monitor. Se puso a llorar y se encerró en el camarín. Dijo que estaba horrible, con la cara inflamada. Pero después se calmó. Se dio cuenta de que todo era cuestión de tiempo, y volvió a grabar con la buena onda de siempre”, cuentan.

La semana pasada, Suar, Siciliani y el cirujano que ahora comparten fueron a comer juntos, como desmintiendo los comentarios que indicaban que la actriz se había arrepentido de haberse operado y que no le gustaba su nueva cara. “Adrián confía en su cirujano y Griselda está feliz con su cambio. Se agrandó una cosa que es normal: que alguien tenga hinchada la nariz a pocos días de haberse operado”, confió un amigo.

Cambia, todo cambia. Si creen que la nariz es el primer cambio de Griselda, se equivocan: es el último. Desde hace varios meses, Gri está dedicada a renovar su cuerpo, mejorar su dieta y mantenerse activa con gym modeladora. Fue Adrián, una vez más, quien la llevó a ver al doctor Sergio Korzin, director de la clínica Lasermed. ¿Qué le ofreció el cirujano? Desde la aplicación de radiofrecuencias contra la celulitis y la flaccidez, pasando por el Ultrashape (una forma de modelar la figura de modo no invasivo), hasta la recomendación de que hiciera gimnasia para mantenerse en forma. Griselda, con cuerpo de bailarina y muchos años de danza encima, buscó también a un nutricionista para que le organizara una dieta rica en proteínas, fibras y frutas. ¿Qué más? Para las piernas y caderas se somete a una ultralipoescultura (desde 500 dólares la sesión, debe hacer por lo menos tres en el año), donde logra reducir hasta seis centímetros de contorno. Y una vez a la semana se “interna” poco más de una hora en el consultorio de Korzin, para tonificar la piel y limpiar impurezas (cerca de 200 dólares).

Conclusión: Griselda está cada día mejor. En la intimidad, la actriz de Patito Feo se mira al espejo y sonríe. La escucharon decir: “Me siento mejor, me veo más linda. Estoy súper contenta con la cirugía de nariz y con el cambio de mi cuerpo”.

No hay comentarios: